Eugenio Galdón – Fundación everis

“Emprender no es emprender para uno, es emprender para la sociedad. Por eso, debes pensar en qué cambias tú la vida de los demás, y qué utilidad se deriva de lo que tú estás haciendo.”

Eugenio Galdón

Eugenio Galdón ha desarrollado su carrera profesional en el mundo académico, como profesor de la Universidad Autónoma de Madrid; en el sector público, como jefe de gabinete del presidente Calvo Sotelo; y en los medios de comunicación, donde ha sido directivo en varios grupos audiovisuales como la Cadena COPE o el Grupo PRISA.

En 1996 creó el operador de telecomunicaciones ONO, del que ha sido presidente ejecutivo hasta finales de 2008 y accionista de referencia hasta ahora. En 2005 lideró la operación de compra de Auna, que consolidó a ONO como el principal proveedor de servicios de telecomunicaciones y entretenimiento por banda ancha en España. Y en la actualidad preside el Grupo Multitel, además de la fundación everis.

Claves del sector TIC

Para Eugenio, el sector TIC ha dejado de un sector vertical para convertirse en un sector completamente transversal. No hay nada en nuestra sociedad que se escape de las TIC, que pueden ser más bien consideradas como un factor productivo más.

En el ámbito de la creación de nuevas empresas en el sector TIC, Eugenio no considera que debe haber un apoyo institucional diferente al que debe haber, en general, en la creación de empresas. En su opinión, se deben propiciar entornos de reducción de dificultades y de procesos burocráticos, y entornos de juego limpio y amparo legal para todas las empresas, y ese entorno seguro que es suficiente incentivo para que surjan nuevas empresas.

Factores de éxito

Equipo emprendedor

En opinión de Eugenio, no existe un perfil ideal de emprendedor tecnológico, cualquier persona, de cualquier condición con la suficiente determinación puede ser emprendedor. Es cierto que existen determinados sesgos, como por ejemplo el género, que se deben a cuestiones sociales o culturales que hacen que no existan modelos de rol que fomenten la aparición de más mujeres emprendedoras, pero es algo que se puede ir cambiando con el tiempo.

En lo que sí pone el acento es en el aprendizaje de la experiencia, en particular de los fracasos. Según Eugenio, el fracaso es el motor que conduce al éxito, pero es importante saber asimilarlo, aprender de él y transformarlo en conocimiento y energía para los siguientes pasos.

Factores estratégicos

Eugenio pone el planteamiento económico tradicional en el centro de la creación de la empresa. La tecnología es sólo la herramienta, la clave está en que el emprendedor sea capaz de tener clara ese necesidad y como cubrirla desde el principio, y cómo hacerlo para que el cliente que ve cubierta su necesidad esté dispuesto a pagar por ello. En el entorno tecnológico muchas veces existen soluciones que aún resolviendo una necesidad concreta, ésta no tiene la suficiente envergadura o importancia como para que el cliente esté dispuesto a satisfacer el coste que conlleva.

Factores de expansión

La ventaja del entorno tecnológico es que la expansión es más sencilla que en otros entornos, y además, es un ecosistema en el que empresas pequeñas pueden vivir perfectamente atacando una necesidad de nicho. Por lo tanto, la cuestión no es tanto si la empresa debe ser más grande o no por sí misma, sino si la necesidad que quiere cubrir exige o no que la empresa sea mayor.

Factores de mercado

El emprendedor necesita estar constantemente con los ojos abiertos al mercado, identificando aquellas necesidades que no están cubiertas y a partir de las cuales puede desarrollar una solución que mejore la vida de las personas.

Factores de producto

Eugenio considera que el emprendedor debe hacer un esfuerzo continuo de replanteo de su producto para asegurar que está alineado con el mercado. La capacidad de innovación del producto es fundamental para asegurar su potencial, para convertirse realmente en un elemento de transformación.

Factores de financiación

Si el potencial de la idea es suficiente, Eugenio no considera que la financiación pueda ser una limitación. Existen herramientas de financiación en las distintas etapas del emprendimiento, y mucha gente con recursos en búsqueda de proyectos en los que invertir. En su opinión el emprendedor debe ser perseverante y tener la convicción de que lo que hace realmente tiene potencial transformador, y si no, evolucionarlo para que así sea.

Emprendimiento universitario

Para Eugenio la universidad es un sitio ideal para emprender, y considera que la época universitaria es un muy buen momento para que los estudiantes tengan su primera experiencia de emprendimiento. Más aún, Eugenio considera que la actitud emprendedora no es algo que se tenga que enseñar en la universidad, sino que debería ser más propia de edades más tempranas.

No obstante, en su opinión se deben propiciar cambios para asimilar esa actitud emprendedora no sólo entre los estudiantes, sino en todo el sistema universitario.